¡Hola, mundo!

Qué es un blog

La historia afirma que la palabra “blog” fue creada por Peter Merholz2 en 1999, eliminando el segmento “we” de la palabra “weblog”, a modo de prócope. Ésta, a su vez, nació unos años antes, en 1997, de la mano de John Barger3. Ambas hacen referencia a una nueva modalidad de publicación en Red, basada fundamentalmente en la simplicidad para actualizar una página web y darle cierto sentido temporal. Los intentos para definir de forma satisfactoria los blogs han sido múltiples, algunos más conseguidos que otros. Una definición clásica salió del teclado de Dave Winer4, uno de los gurúes de los weblogs:

“Los weblogs son páginas actualizadas a menudo que apuntan a otros artículos cualesquiera en la web – a menudo con comentarios – y a artículos en el propio blog. Un weblog es una especie de viaje continuo, con un guía humano que vas conociendo. Hay muchos guías para elegir, cada uno desarrolla una audiencia, y hay también camaradería y política entre las personas que mantienen weblogs; se enlazan unos a otros, en todo tipo de estructuras, gráficos, bucles, etcétera…”

De esta pequeña imagen podemos extraer algunos puntos. Ante todo, los blogs son páginas personales, y como tales son creadas y mantenidas por una única persona (y de forma menos habitual, por un grupo de autores). La fuerte subjetividad que deriva de este hecho no es algo negativo, pues convierte la lectura de opiniones en algo ameno. Son muchas las metáforas que se pueden emplear para visualizar el concepto de blog. Por ejemplo, el ya mencionado cuaderno de bitácora de un barco, en el que el capitán escribe los sucesos más relevantes. O la columna de opinión de un periódico, en la que un autor más o menos destacado relata sus vivencias, ideas, posturas, quejas (en inglés, rants), desvaríos (ramblings) o cualquier otro producto de su intelecto. El segundo punto de interés es la “actualización”. Tal término, propio del vocabulario informático, se refiere a la dinámica del blog: el blog, como un cuaderno de bitácora, se actualiza a menudo (y esto lo diferencia de otras formas de publicación, como veremos más adelante). Normalmente los blogs suelen ampliar su contenido con un criterio temporal inverso, esto es, las anotaciones más recientes, aparecen las primeras en la página. Las complejas redes sociales que se desarrollan alrededor de los blogs son posiblemente otro rasgo distintivo del fenómeno. El blog se basa, sobretodo, en los enlaces de hipertexto, pilar esencial de la World Wide Web y de Internet tal y como lo conocen millones de personas. El enlace no hace más que llevar al navegante de la Red de un sitio a otro. La simplicidad del invento es pasmosa, pero la riqueza de relaciones que puede surgir de ella no tiene par. Los blogs enlazan, y mucho: se enlazan entre ellos, se comentan, se critican, establecen vínculos duraderos o efímeros, y en general contribuyen a cierta redundancia de la información. Los blogs están cambiando el rostro de la WWW, contribuyendo a aumentar las fuentes de contenido y noticias, al mismo tiempo que establecen un modelo participativo y dinámico que ningún otro medio, hasta ahora, ha forjado con éxito igual.

Un poco de historia y cifras

Los primeros blogs nacieron, como dijimos anteriormente, en el año 1998. La expansión por la web fue lenta, hasta que no fueron creados servicios de gran difusión, como Blogger.com o Pitas.com. Un conocido estudio de Perseus Research17 estimó en cuatro millones la cifra de blogs totales, de los cuales el 66% había sido abandonado o ya no se actualizaba. El 92,4% había sido creado por usuarios por debajo de los 30 años de edad, y el 56% pertenecía a mujeres. El crecimiento internacional ha sido muy rápido, y el número de blogs actual varía

según las fuentes. BlogCensus.net estima que los blogs activos – es decir, actualizados a menudo – son casi un millón doscientos mil. De estos, sólo veinte mil se escriben en castellano. El BlogoMetro18 ofrece una cifra de unos diez mil. Comparados con el millón de blogs de habla inglesa, enseguida podemos constatar que la proporción de blogs hispanos es muy baja. La comunidad hispana de blogs es todavía demasiado pequeña para que se hable de ella. El primer blog en español fue Bitácora Tremendo19, de Carlos Tirado. Inspirado por los blogs americanos, abrió el suyo en octubre de 1999, inicialmente seguido por unos cuantos más – que no llegaban a la media docena a principios del año 2000. El crecimiento siguió a través de servidores americanos o independientes hasta la creación del primer servicio de alojamiento de bitácoras en español: Blogalia.com. Este portal, administrado por Víctor R. Ruiz20, nació en enero del 2002, ampliando poco a poco el número de blogs con un modelo de comunidad pequeña y experimental. En otoño de 2002 nace Zonalibre.org, primer servidor en el que el alta de un blog podía solicitarse de forma transparente. En el verano de 2003 nace Blogia.com, posiblemente el servidor de blogs hispanos más popular, y que cuenta ahora con casi cinco mil bitácoras en español. Surgieron también, por otro lado, los primeros “portales” sobre el fenómeno “blog” y su estudio. El primero fue Bitácoras.net, creado por Eduardo Arcos21 a principios del siglo XXI, con noticias, un directorio de blogs y un agregador con los últimos blogs actualizados. En enero de 2003, y no sin cierta polémica, aparece Bitácoras.com, creación de José Luís Perdomo, con un propósito y unos contenidos similares a los de Bitácoras.net. Más allá del aspecto promocional, un fuerte deseo de investigar las bitácoras y sus posibilidades se materializa en mayo del 2003, con Blogosfera.org, un proyecto de libro y un blog dirigido por un grupo de importantes bloggers. Una iniciativa parecida se lanzó en febrero del 2004 de la mano de JL Perdomo, con Bitácoras.org, otro portal dedicado al estudio de los blogs. A este cuadro de gran expansión no podía faltarle el contrapunto crítico y la sátira: en junio del 2003, en el servidor americano Blogspot.com, hace acto de presencia un nuevo blog que se dedica a criticar otros blogs: De Post en Post22, del anónimo Borjamari. Como si hubiese sido el resultado del “espíritu del tiempo”, le sigue casi al mismo tiempo “La Risa de Smith”, blog de parodias nacido en Blogalia: los tonos de ambos blogs y los contenidos difieren, pero su presencia en la “blogosfera” hispana es signo de cierta madurez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s