Las Escuelas Penales

Existen en la actualidad diversos criterios para ubicar la pena al delincuente de acuerdo con las características del proceso penal. Los diversos criterios de aplicación del derecho penal en la actualidad han formado doctrinas que se han transformado en escuelas. En los sistemas jurídicos occidentales por su importancia y trascendencia, se reconocen actualmente tres diferentes escuelas o criterios que son:

1.- El causalismo. Como criterio o corriente procesal se debe a la obra del jurista alemán Franz Von Liszt quien con una tendencia finalista en el año de 1881 estableció que la acción es un fenómeno causal – natural que trae como consecuencia un resultado que puede consistir en un delito. Esta idea fue reforzada con las obras de diversos juristas como por ejemplo: Ernest Von Beling, Gustav Radbruch, Max Ernest Mayer, Edmund Mezger, Cesare Bonnesana (Marqués de Beccaria) etc. Éste último, en su obra “los delitos y las penas” señaló la total existencia de un nexo causal entre la acción y el resultado. Dando por conclusión que la persona era responsable por haber provocado el resultado con una acción. Esta escuela basó su ideología en el positivismo científico resaltando los valores humanos. La escuela causalista establece la responsabilidad penal de una persona basándose primordialmente en el acto o acción humana y su efecto en el mundo material; es decir, el sistema causalista se caracteriza por su sencillez para ubicar la culpabilidad ya que para atribuir la responsabilidad a la persona solo se requiere la comprobación de la causa, tomándose al efecto como su consecuencia directa razón por la cual una persona siempre será culpable cuando se acredite su acción como causa del resultado. Este sistema recibe el nombre de causalismo por basarse en el binomio de la causa-efecto. Esta escuela cobró tal importancia, que los doctrinarios y estudiosos del Derecho Penal la han divido en Escuela Causalista Clásica (Alemania 1881 – 1907), y Escuela Causalista Neoclásica (Alemania 1907 – 1930). En conclusión la escuela causalista funda su existencia en la necesidad de ubicar al delito tan solo con la simple comisión del mismo, para la escuela causalista importa la materialidad del acto representada por el elemento objetivo del tipo sin importar el ánimo, pensamiento, fin o destino de la acción que tuviera el delincuente; razón por la cual la escuela causalista, erróneamente se cree se apoya en la teoría y concepto del cuerpo del delito, sin embargo en la realidad, el moderno concepto del Cuerpo del Delito sí contempla otros aspectos como el normativo y el subjetivo.

2.- El Finalismo. Como criterio o corriente procesal para ubicar la culpabilidad del sujeto y la consecuente imposición de la pena, parte de la Teoría del jurista alemán Hans Welzel quien en el año de 1930 realiza una crítica del sistema causalista diciendo que el ubicar la acción en forma causal es una forma ciega de observar el delito aduciendo que es una forma ciega por que el causalismo se reduce a causa-efecto sin tener en cuenta la finalidad de la acción. En el año de 1931 Hans Welzel estableció que el delito parte de una acción pero tiene una finalidad o un fin, es decir el delito basa su creación en una relación ético-social en donde en primer plano se encuentra la culpabilidad como elemento del delito, debiéndose medir y tomar en cuenta la peligrosidad del individuo en relación a su culpabilidad de ahí que la teoría finalista hace un análisis de la culpabilidad del delincuente tomando en cuenta el fin o fines de la acción del delincuente; ésta ideología recibe el nombre de finalista por que atiende principalmente al estudio técnicojurídico sobre la finalidad del delincuente para cometer el delito. Esta teoría, en cuya ideología intervinieron juristas como Hellmuth Von Weber, Alexander Graf Zu Dohna Hellmut Mayer, revolucionó el pensamiento penal de la época siguiendo la idea varios juristas como Nicolai Hartmann y Richard Konnigsberg. Hans Welzel en base a ésta teoría saca de la culpabilidad el elemento de la forma (2° elemento) que representa al dolo y la culpa, trasladándolo a la acción como consecuencia natural y, toda vez que en ésta teoría la acción pertenece al tipo, tanto el dolo y la culpa se deberán tomar en cuenta al estudiar la conducta y el tipo, no obstante que el causalismo consideraba al dolo como elemento de la culpabilidad. Esta escuela basó su ideología principalmente en la psicología y la fenomenología como elementos preponderantes en el actuar humano. Esta escuela, que para los doctrinarios y estudiosos de la Teoría del Delito se ha dividido en finalismo ortodoxo, finalismo radical, finalismo formal, finalismo material y finalismo valorativo, tuvo su total desarrollo en Alemania desde el año 1930 hasta el año 1970, habiendo sido interrumpido su camino entre los años 1933 y 1945 aproximadamente por haber imperado en esos años en Alemania otra escuela llamada del “Irracionalismo Jurídico” o de la “Escuela de Kiel” sustentada por juristas como Georg Dahm, Friedrich Schaffstein y Edmundo Mezger. La teoría finalista expone dos diferentes fases en su estudio aduciendo que para que un individuo pueda ser castigado en base a su demostrada culpabilidad deben de tomarse en cuenta diversos aspectos tanto internos como externos de la conducta del individuo. Para la teoría finalista es esencial el estudio minucioso de cada uno de los elementos integrantes del tipo como lo son:

a) Los elementos Objetivos.

b) Los elementos Subjetivos.

c) Los elementos normativos.

Basando lo anterior en la teoría alemana de la Tipicidad iniciada en el año de 1906 por el jurista alemán Ernst Von Beling, la teoría finalista señaló que sobre todo estudio de la culpabilidad deberán analizarse dos fases en la conducta del hombre que son: la fase externa y la fase interna.

Conducta.

Fase Interna Fase Externa

– Objetivos y propósitos -Ejecución de los medios

– Medios Empleados -Resultado previsto

– Posibles consecuencias -Nexo causal.

Por otro lado la escuela Finalista funda su razón de ser en la subjetividad del acto y que corresponde a la fase interna (el pensamiento del individuo), analizando los motivos y finalidades del delincuente para poder deducir de ahí la culpabilidad del sujeto en base a la realización de un hecho. Por tal motivo ésta escuela se basa totalmente en la teoría del Tipo y sus elementos como condición para que pueda establecerse la culpabilidad; esto es, que ésta teoría exige el estudio dogmático-jurídico de cada uno de los elementos del tipo analizados en la relación del hecho delictivo en particular para poder establecer la culpabilidad sobre una persona. Haciendo una comparación entre la escuela Causalista y Finalista, mientras para el causalismo solo se necesita tener por comprobados los elementos objetivos o materiales del tipo como son:

a) Calidades referidas al sujeto activo.

b) Calidad referida al sujeto pasivo

c) Referencias temporales y espaciales

d) Referencia a los medios de comisión

e) referencia al objeto material.

Para el Finalismo es necesario además de tenerse por comprobado el elemento objetivo el tipo, que se tengan comprobados también los elementos normativos y subjetivos como por ejemplo todos aquellos hechos que se encuentran vinculados a la antijuridicidad. Que deberán ser valorados en base a las características del hecho delictivo, así como de aquellos supuestos que hacen determinar la voluntad del sujeto activo para actuar con intención, dolo o culpa. Lo que da como consecuencia que ésta escuela finalista funda su razón de ser en la subjetividad del acto analizando los motivos y finalidad en el actuar del delincuente para poder deducir de ahí la culpabilidad sobre la persona. En consecuencia, y por los motivos antes expuestos, ésta escuela se basa totalmente en la teoría del Tipo y sus elementos como condición para que pueda establecerse la Culpabilidad, ésta teoría exige el estudio dogmático jurídico de cada uno de los elementos del Tipo analizados en relación al hecho delictivo en particular para poder establecer Culpabilidad. En México en la década de los años ochenta, derivado de la teoría del tipo y la corriente finalista se elabora una doctrina nueva acerca del tipo penal por investigadores y juristas de la UNAM con auxilio de la lógica-matemática. Esta teoría fue realizada por la Dra. Olga Islas y el maestro Elpidio Ramírez con la ayuda de un jurista argentino de nombre Ernesto Raúl Zaffaroni y la valiosa ayuda de un matemático de nombre Lian Karp. Ésta teoría inclusive fue expuesta en Alemania y en su momento aceptada, y se basó en una fórmula matemática, específicamente de álgebra en donde cada uno de los factores representaba diferentes aspectos sobre los elementos del tipo los que sumados todos dan un resultado de culpabilidad. Con ésta doctrina se intentó apoyar al finalismo siendo conocida como el “modelo lógico matemático”.

3.- Funcionalismo. En la década de los años ochenta un jurista Alemán de nombre Claus Roxin realiza una nueva teoría (1984) mediante el uso de la llamada Política Criminal o Criminológica en donde se expone que la misión última del Derecho Penal es la protección de bienes jurídicos en todo ámbito dentro de la vida del hombre, dándole el nombre a ésta teoría de funcionalista en virtud de que ve a la pena o castigo en función de una prevención general del delito así como prevención especial que va dirigida al autor del delito para que no reincida; y a la sociedad en general para que sirva de ejemplo la imposición de un castigo. Para esta teoría, el momento de imponerse la pena constituye la parte más importante del proceso penal, ya que de ello depende el detener tanto al delito como al delincuente. Esta escuela descansa su ideología en los modernos principios de política criminal, y entre sus principales desarrolladores se encuentra Ghünter Jakobs quien ha dado impulso al llamado “Funcionalismo Radical” al partir su teoría de principios filosóficos. Así, los doctrinarios del Derecho Penal y de la Teoría del Delito han dividido a la escuela funcionalista en dos:

“El Funcionalismo Moderado” de Claus Roxin; y el

“Funcionalismo Radical” de Ghünter Jakobs.

Esta escuela ha tenido diversos seguidores en el mundo; en Alemania Bern Schunemann y Schmidhäuser; en España Santiago Mir Puig, Juan Bustos Ramírez, Manuel Cancio Meliá, Francisco Muñoz Conde y Miguel Polaina Navarrete; en Italia Alessandro Baratta; En México Enrique Díaz Aranda, Rafael Márquez Piñeiro y Carlos Daza Gómez. En México un jurista discípulo de Claus Roxin, Enrique Díaz Aranda en la década de los años noventa comenzó a desarrollar y dar auge a esta teoría funcionalista, naciendo el llamado “Funcionalismo Teleológico” toda vez que ésta corriente destaca y pone de relieve los fines de la sanción penal constituyendo un nuevo sistema racional penal que consiste en un dinámico sistema del derecho penal eficazmente estructurado con un nuevo proceso y procedimiento rápido y efectivo que descansa sobre bases político-criminales de la moderna teoría de los fines de la pena. No obstante todo lo anterior, es preciso señalar que México no tiene definida una ideología, escuela, corriente o criterio procesal, sino que su legislación intenta aglutinar varias tendencias, todas extranjeras y de difícil comprensión para el jurista mexicano no acostumbrado al estudio, que desembocan en la aplicación de criterios anárquicos producto de ideologías importadas que solo reflejan la ausencia de una dogmática jurídica mexicana auténtica y propia, lo que acarrea serios problemas en la interpretación de la ley y la consecuente aplicación del Derecho Penal, originando una confusión y un desconocimiento total por parte de la mayoría de los juristas mexicanos en Derecho Penal, los cuales erróneamente pretenden encuadrar nuestro sistema en un causalismo, finalismo o funcionalismo.

Anuncios

15 comentarios en “Las Escuelas Penales

  1. hola, me gustaria saber a quien puedo atribuir esta publicación, tengo un autor pero no se kien es jaumo…
    gracias, está super interesante esta publicacion y la de septiembre tambien…

  2. a este articulo le falta la escuela clasica

  3. que tal como le va, necesito me haga un favor el consiste en que si me pofria proporcionar informacion acerca de la escuela finalista en cuanto a la teoria gral, del delito, se lo agradecere mucho

  4. Señor
    Doctor CLAUS ROXI
    Renombrado Jurista Aleman
    Presente.
    Yo, Pedro Pablo Morales Mendoza identificado con DNI Nª 06246926 natural de Lima-Perù y con domicilio solo para recepcionar documentos sito en el jiròn Yutay 113 interior 23 Rimac, me presento y expongo lo siguiente.
    Me dirijo a Usted con el mismo respeto que su alta embestidura legislativa se lo merece para reinterarle la necesidad de contar con sus servicios, conocedor de su alto espiritu para salvanguerdar la justicia como esencia de sus mandamientos donde descansa el fundamento de una ciencia lista para actuar deniminada derecho, le comunico que existe responsabilidad del ESTADO DEL PERÙ por la injusta tesis dentro de sus funciones una violacion extrema en agravio a mi persona Señor Pedro Pablo Morales Mendoza donde se advierte UNA ACTO DE NATURALEZA PENAL,denunciados; tengo entendido que los delitos por lesa humanidad no prescriben, tiene como inicio este lanmentable suceso, en al año 1976 el Perù se ve envuelto en gran escandalo que recuerde la historia por una conspiraciòn a nivel nacional, supuesta violaciòn a la ley de inteligencia por parte del estado del Perù un caso de alto perfil delito no comun. Venta de documentos de un SECRETO DE ESTADO del Perù a la CIA encontrandome en dichos documentos como agraviado civil, efectuado por el ex Capitan del Ejercito Peruano Vladimiro Montesinos Torres.
    Recurro a su Distinguida Persona con Renombre Internacional en derecho por encontrame ofendido y perjudicado por las mismas.
    El comportamiento activo u omisiòn por parte del Estado Peruano dimana de la transgresiòn de las normas Internacinales sobre todo por el daño producido, supone este daño aùn moral con un resultado lesivo por parte de la administarciòn publica del Perù.
    Evidentemente nadie se manchan las manos de sangre pero todos participan del delito, indudablemente la teoria AUTORIA MEDIATA es aconsejable para estos tipos de delitos o caracteres que integran el inductor y terceras personas que no llegan a conocerse ni relacionarse entre ellos.
    En pocas frases mi manifestacion es clara y transparente para mi objetivo. Solicito a su Digna Persona comunicarse a mi Correo Electronico si fuese con una entrevista personal seria conveniente para tratar referente a los honorarios profecionales. Microchip.

  5. APUNTO. Me parece muy buen dato de informacion que alora el conocimiento sin embargo apuntalar sobre las aseveraciones referidas estas en especifico que la ubicacion del elemento subjetivo DOLO Y CULPA no forman parte de la accion segun LOS FINALISTAs sINO QUE constituyen parte de los Elementos Subjetivos del Tipo Penal, encuadrado perfectamente en la segunda Categoria (TIPICIDAD)DE ACUERDo a la dogmatica jURIDica reconocible en Derecho Penal, ojala y sea un aporte significativo, con mas sincero animo me Despido . EBCR SAn Miguel, El Salvador.

  6. para seguir aportando datos sobre el modelo lógico penal, expongo el siguiente resumen de las aportaciones de dicha teoría, advirtiendo que es solo un esbozo de la misma

    La primera consiste en que la teoría del tipo es la fundamentación de las teorías de la ley penal y del delito, dándoles contenido y lugar sistemático.

    Una segunda consiste en la agrupación de los elementos del tipo de los subconjuntos. En el primer subconjunto se sitúan los elementos típicos que configuran los “presupuestos del delito”; y en un segundo subconjunto se sitúan los elementos típicos que van a ser constitutivos del delito. Los elementos típicos que configuran los presupuestos del delitos son aquellos que no reúnen las características de ser lesivos del bien jurídico, siendo tales: el deber jurídico, el bien jurídico, el sujeto activo, el sujeto pasivo y el objeto material. Los elementos típicos que configuran los elementos del delito son: la conducta, que es, junto con las modalidades, el núcleo del delito por ser el elemento lesivo del bien jurídico o que lo pone en peligro; la lesión o puesta en peligro del bien jurídico y la violación del deber jurídico penal (antijuricidad), que lógicamente implica la lesión o puesta en peligro del bien jurídico.

    La tercera aportación es la incorporación al tipo, como uno de sus elementos, de la norma de cultura reconocida por el legislador, que se denomina deber jurídico.

    La cuarta consiste en la ubicación de la imputabilidad en el renglón del sujeto activo.

    Es conocido que en la doctrina se realiza un doble estudio de la imputabilidad: a) el conceptual, y b) el de su ubicación en el sistema. Respecto al primero, la imputabilidad ha sido considerada presupuesto general del delito, presupuesto de la culpabilidad, elemento de la culpabilidad, capacidad de acción, capacidad de culpabilidad, capacidad de pena, etcétera. En cuanto al segundo se le ha situado inmediatamente antes de la culpabilidad, o bien, como primer elemento de ella y hasta fuera de la teoría del delito, formando parte de la teoría del delincuente. En el sistema lógico la entendemos como capacidad de delito, genérica, que reside en el sujeto, pasa a ser elemento típico en el activo y presupuesto del delito, deja de ser presupuesto sólo de la culpabilidad, o sólo de la conducta, para serlo de todo el delito.

    La quinta aportación consiste en considerar como elemento típico a la lesión o puesta en peligro del bien jurídico. Es una noción fundamental en el tipo, ya que los tipos son creados por el legislador para proteger bienes jurídicos, y se les protege de los ataques que, a través de conductas, el sujeto activo realiza.
    Conductas que lo lesionan o ponen en peligro de destrucción, disminución o compresión y que son materia de la prohibición típica. No es posible continuar su tratamiento como resultado material en la acción o como antijuricidad material, o ambas, como se contempla en los modelos tradicionales.

    La sexta aportación es la inclusión en el tipo, como uno de los elementos de la antijuricidad. Su contenido como juicio de valor, lo encontramos en la norma de cultura reconocida por el legislador, que se traduce en la violación a un deber jurídico de obrar o de abstenerse.

    Una séptima aportación lo es el concepto del núcleo del tipo o Kernel.

    El núcleo del tipo es el subconjunto básico tipo y, a nivel fáctico, es la base para construir el delito. Se conceptualiza como el subconjunto de elementos necesarios para producir la lesión o puesta en peligro del bien jurídico. La necesidad de elementos es variable atendiendo al bien jurídico que se pretende proteger de la lesión. Por ello el legislador está obligado a formular el núcleo del tipo de acuerdo a esa necesidad.

    La necesidad en algunos tipos se satisface con la sola conducta: voluntad dolosa o culposa, actividad o inactividad. En otros, exige conducta y resultado material. Algunos exigen conducta y modalidades de medios, referencia espacial, referencia temporal o referencias de ocasión. Igualmente, las hay que incluyen conducta, resultado material y modalidades.

    Esas son algunas de las aportaciones, únicamente en la teoría del tipo, en el sistema lógico.

  7. por favor Gertrixx, podrias explicar mejor tu comentario,no entiendo.
    ¿la teoría del tipo, es la fundamentacion de la teoría del delito?. pero por lo expuesto, el modelo logico penal al que te refieres , absorbe prácticamente todo el contenido de la teoría del delito en la teoria del tipo, vale decir la imputabilidad y la antijuricidad, dejando solo a la culpabilidad como segundo elemento del delito, pero que tambien parece incluirse dentro del nucleo del delito, ya que la conducta exigida es la propuesta por el legislador pudiendo ser esta dolosa o culposa, quedando configurado todo el delito con un juicio de tipicidad

  8. señores:
    el articulo esta muy interesante pero kisiera saber mas sobre la escuala tecnico juridica del derecho italianoooo

    se lo agradezco si me pueden ayudar

    gracias ND

  9. ESCUELAS PENALES
    El artículo en comentario constituye un aporte significativo a la ciencia penal teniendo encuenta que agrupa a los pensadores y tratadistas del derecho penal que, fundándose en el libre albedrío humano y en la eficacia de la pena como ejemplaridad general e individual a escala juridica criminal sobre principios de estricto dogmatismo jurídico, liberalidad en el proceso y trato humanitario de los procesados, con eliminación de torturas y otros sistemas crudes de inquisición o castigo,hoy abrogados por el derecho nacional e internacional
    Por su parte, el resultado de las teorías de los filósofos de los siglos XVII y XVIII fue la formación de una escuela general de derecho penal cuyos principios se concentraron en los códigos penales promulgados después de la Revolución Francesa que con algunas adiciones y modificaciones, rigen en la actualidad y constituyen el derecho penal liberal surgido así de la denominada “Época de Luces”.
    DANIEL ERNESTO PEÑA LABRIN-ABOGADO & SOCIOLOGO, MAGISTER EN DERECHO PENAL-CATEDRATICO DE LA UNIVERSIDAD INCA GARCILASO DE LA VEGA-LIMA-PERU

  10. LA ESCUELA PENAL CLASICA
    Nos es grado abordar dicha escuela, magnifica por sus aportes a la ciencia penal,representando el conjunto de doctrinas filosóficas penales desarrolladas desde Cesare Beccaria, su iniciador, hasta Pessina. Se inició como una reacción en contra de los excesos del Derecho Penal en el período de la venganza pública, lo que explica también las exageraciones en que incurrió. Empero, no constituye un grupo orgánico de penalistas que compartían los mismos postulados, ya que incluso había profundas discrepancias entre ellos respecto de diversas materias (el derecho a penar, la responsabilidad penal, etc.). Sin embargo, el nexo entre sus partidarios fue el estudio jurídico del Derecho Penal sobre bases racionales y la aplicación del método lógico en su estudio. La mayoría de sus aspectos fundamentales se centran alrededor de la ideología sustentada por FRANCESCO CARRARA expuesta en su “Programa”.
    Los principios fundamentales o postulados de esta escuela son:
    1. El delito es la trasgresión a la norma. El delito no es un ente de hecho, sino que un ente jurídico. El delito es una contradicción entre el hecho o actuar del hombre con la norma que la sanciona. Luego el delito es la violación de una norma jurídica. No se le mira como un hecho natural y social, sino como un fenómeno jurídico.
    2. La responsabilidad criminal. La responsabilidad criminal se funda en la responsabilidad moral y esta descansa en el libre albedrío, es decir en la facultad de una persona de determinarse a sí misma ( doctrina de la autonomía de la voluntad). Siendo el hombre libre, su responsabilidad descansa en la imputabilidad moral que sería una consecuencia del libre albedrío. Solamente son imputables, es decir, sujetos capaces de cometer delitos, las personas libres e inteligentes, que ejecutan los delitos en forma voluntaria. Los supuestos en que descansa la imputabilidad son la inteligencia para discernir, la libertad para elegir y la voluntad para decidirse. Son delincuentes solamente las personas que gozan de normalidad psíquica ya que el que sufre alteraciones mentales sería inimputable a quién no se le puede aplicar pena.
    3. La pena es la tutela jurídica. Mediante la pena se defienden los bienes jurídicos la que se impone para restaurar el orden jurídico alterado por el delito. La pena debe ser retributiva, es decir, compensar el mal que el delito causa con el que la pena le produce al sujeto.(la recibes por que has cometido un delito). Sin desconocer su aspecto jurídico, la pena, aparejada a la retribución tiene un carácter intimidatorio. La sanción debe tener mayor rigor que las consecuencias del delito, por eso intimida no mediante la amenaza de la pena sino mediante su ejecución. Sostienen que la pena debe ser proporcional a la gravedad objetiva del delito, sin atender a la personalidad del delincuente, lo que constituye uno de sus mayores errores.
    4. Su método de estudio es el lógico abstracto, ya que los conceptos jurídicos se obtienen del puro razonamiento. El sistema penal es considerado de tipo dogmático basado en principios emanados de razonamientos de tipo deductivo o apriorístico. Esta característica impidió que el estudio del delito lograra un mayor desarrollo, al no utilizar un método mas científico y empírico en su investigación.
    5. No existe más derecho penal que el derecho punitivo, rechazando las medidas de seguridad.

    Si bien desde la óptica jurídica, sus errores son enormes en el aspecto político social constituyó un gran aporte al estudio del Derecho Penal. Proclamó entre otros aspectos, el principio de la legalidad de los delitos y de las penas, la irretroactividad de la ley penal, el carácter público del Derecho Penal y abogó por el respeto a la persona humana, como fin supremo de la sociedad, en la aplicación de las penas.Vale decir se dió el cominzo de la humanización de las penas,recogida hoy por la codificación punitiva nacional y en el Derecho Comparado.
    DR.DANIEL ERNESTO PEÑA LABRIN-ABOGADO & SOCIOLOGO-CATEDRATICO DE LA UNIVERSIDAD INCA GARCILASO DE LA VEGA-LIMA-PERU.

  11. Respecto a las escuelas nombradas por el autor del artículo es cierto que ha omitido la Escuela Clásica y otras tendencias romanistas pero él solo esta haciendo referencia a los movimientos actuales en la que hay
    ” diversos criterios para ubicar la pena al delincuente”. Criterios que “han formado doctrinas que se han
    transformado en escuelas”. Éstas variaciones de criterios de actualidad son de la Escuela Alemana que se vienen dando desde 1981, que a la vez viene influyendo en las Escuelas occidentales. A que la corriente de los Drs. Roxin y Jacobs son tomados en cuenta en procesos de actualidad. Tal es el Caso de los Juicios de Lesa Humanidad de Argentina, Chile y Perú, que ha permitido sancionar a criminales de Lesa Humanidad, aplicando el Derecho Penal Internacional. Autores de la Teoría de la Autoría Mediata y de la Prohibición de Regreso. Monumentos Filosóficos, que orientan la vida en sociedad hacia nuevos cambios y de necesidad. Gracias. victor

  12. BUEN DIA

    ME PARECIO MUY INTERESANTE EL ARTÍCULO DESCRITO, SIN EMBARGO ME GUSTARIA SABES MAS SOBRE LA TEORIA DEL FUNCIONALISMO, ES VERDAD QUE DENTRO DE ESTA EXISTEN OTRAS, ME GUSTARIA CONOCERLOS, DEBIDO A QUE ME ENCUENTRO DESARROLLANDO UN TRABAJO Y NECESITO CONOCER AMPLIAMENTE LA TEORIA DEL FUNCIONALISMO, AH ES CIERTO QUE EXISTE LA TEORIA DEL FUNCIONALISMO ADMINISTRATIVO.

    REALMENTE ME GUSTARIA CONOCERLO, PUES EL TRABAJO A DESARROLLAR VA ENFOCADO AL MINISTERIO PUBLICO A QUE AUTORICE EL ABORTO RESULTADO DE UNA VIOLACION, RECORDANDO QUE ESTA INSTITUCIÓN ES UNA AUTORIDAD ADMINISTRATIVA.

    LES AGRADEZCO MUCHO SI ME PUEDEN AYUDAR.

    SALUDOS!!!

  13. Pingback: Anónimo

  14. jajajaja, un poco tarde, pero a ver, el Funcionalismo básicamente tiene dos corrientes el teleológioo y el Sociológico, pero son puro nomre pues es re-sencillo, el primero lo encabeza Roxin y el segundo Jakobs, todo se resume en esto, si con el Finalismo la acción dejo de ser causal por poseer una finalidad, con el funcionalismo es el derecho penal el que tiene que tener una función o finalidad y esta puede ser … chachachan, segun el funcionalismo moderado o teleológico la protección subsidiaria de bienes jurídicos, y según el radical o sociológico la vindicación de la validez de la norma (penal)

  15. LES FELICITO POR ESTE ESPACIO TAN BUENO, ESTE CONSTITUYE UNA EXELENTE HERRAMIENTA PARA EL ESTUDIO DEL DERECHO PENAL.ANIMO… Y LES INVITO A SEGUIR ESCRIBIENDO. EXITOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s