DEMANDA PERUANA ANTE LA HAYA

La Haya: el rol de la Corte Internacional de Justicia

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), llamada también Tribunal Internacional de La Haya, ante la que Perú presentó a mediados de mes una demanda para solucionar una controversia marítima con Chile, es la máxima instancia judicial de las Naciones Unidas que en los últimos años estudia numerosos casos fronterizos latinoamericanos.

Fue establecida en 1945, en La Haya (Holanda) siendo continuadora, a partir de 1946, de la Corte Permanente de Justicia Internacional.

El objetivo de esta Corte es solucionar, de acuerdo al derecho internacional, los casos presentados por países, o también aconsejar en cuestiones que pueden plantearle algunos órganos del sistema de las Naciones Unidas, como la Asamblea General o el Consejo de Seguridad.

Según el Estatuto de la Corte, pueden recurrir a esta instancia, en materia contenciosa, todos los Estados que sean parte en su Estatuto, lo que incluye automáticamente a todos los miembros de las Naciones Unidas.

Un Estado que no sea miembro de las Naciones Unidas puede llegar a ser parte en el Estatuto de la Corte en las condiciones que en cada caso determine la Asamblea General, por recomendación del Consejo de Seguridad. Nauru es el único Estado no miembro que es parte en el Estatuto.

Consultas

Tanto la Asamblea General como el Consejo de Seguridad pueden solicitar una opinión consultiva de la Corte sobre cualquier cuestión jurídica. Otros órganos de las Naciones Unidas y los organismos especializados, con autorización de la Asamblea General, pueden solicitar opiniones consultivas sobre cuestiones jurídicas que correspondan al ámbito de sus actividades.

“Ninguna persona individual, física o jurídica, podrá recurrir a la Corte, ni en la vía contenciosa ni en la consultiva. Solamente los Estados pueden ser parte en los asuntos contenciosos planteados a la Corte Internacional de Justicia”, indica el Estatuto de la Corte. Sin embargo, en lo que concierne a las partes, un juicio de la Corte es vinculante, final y sin posibilidad de apelación y, como consecuencia de la firma de la Carta de las Naciones Unidas, cada Estado miembro de las Naciones Unidas se compromete automáticamente a obedecer cualquier sentencia de la Corte Internacional de Justicia en un asunto en el cual sea parte.

Litigio

Por ejemplo, Estados Unidos había aceptado previamente la jurisdicción obligatoria de la Corte desde su creación en 1946 pero retiró su aceptación tras el juicio de 1984 que compelió ese país a “cesar y abstenerse” del “uso ilegal de la fuerza” contra el Gobierno de Nicaragua.

La Corte afirmó que Estados Unidos se encontraba incurso “en una infracción de su obligación bajo el derecho internacional consuetudinario de abstención del uso de la fuerza contra otro Estado” y le fue ordenado pagar compensaciones, aunque nunca cumplió su obligación.

Algunos temas en consideración

Éstos son algunos ejemplos de asuntos puestos en consideración de la Corte Internacional de Justicia: Una queja de Estados Unidos en 1980 en la que Irán tenía detenidos a diplomáticos americanos en Teherán en violación de las normas de Derecho internacional.

Una disputa entre Túnez y Libia acerca de la delimitación de la plataforma continental entre ellos.

Una disputa acerca del curso de la frontera marítima que divide Estados Unidos y Canadá en el área del Golfo de Maine.

Una queja realizada por la República Federal de Yugoslavia contra los estados miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) acerca de sus acciones en la Guerra de Kosovo.

Composición actual de la CIJ

Presidentes

La presidencia está a cargo de la británica Rosalyn Higgins, quien fue nombrada el 12 de julio de 1995. El vicepresidente es Awn Shawkat Al-Khasawneh, de Jordania, nombrado en 2000.

Raymond Ranjeva, de Madagascar, fue nombrado miembro de la CIJ el 6 de febrero de 1991. El 6 de febrero de 1994 fueron posesionados el chino Shi Jiuyong; y Abdul G. Koroma en representación de Sierra Leona.

El venezolano Gonzalo Parra Aranguren fue nombrado el 28 de febrero de 1996.

El mejicano Bernardo Sepúlveda ingresó a la Corte de Justicia en 2006.

Por su parte, el estadounidense Thomas Buergenthal forma parte de los magistrados desde el 2 de marzo de 2000.

El 6 de febrero de 2003 fueron nombrados miembros de la Corte: el japonés Hisashi Owada; el alemán Bruno Simma; y el esloveno Meter Tomka.

Desde el 15 de febrero de 2005, el francés Ronny Abraham forma parte de los magistrados de la CIJ.

En 2006 ingresaron a la Corte el neozelandés Kenneth Keith; el marroquí Mohamed Bennouna y el ruso Leonid Skotnikov.

EL PROCEDIMIENTO CONSULTIVO

Los dictámenes u opiniones consultivas son realizadas en una función de la Corte que sólo está abierta a ciertos organismos y agencias de las Naciones Unidas.

Al recibir una consulta, la Corte decide acerca de qué estados y organizaciones pueden proporcionar información útil y les da la oportunidad de presentar declaración de forma oral o escrita.

El procedimiento consultivo de la Corte está diseñado en base al procedimiento contencioso y por lo tanto las fuentes de derecho aplicables son las mismas en ambos procedimientos. A menos que se haya pactado que el fallo sea vinculante, en principio los dictámenes de la Corte son de carácter consultivo y por lo tanto no son vinculantes para las partes que los solicitan.

Sin embargo, ciertas normas o instrumentos pueden adelantar a las partes que la opinión resultante será vinculante.

Los ejemplos recientes de dictámenes serían:

El Dictamen de la Corte Internacional de Justicia de 8 de julio de 1996 sobre la legalidad de la amenaza o el empleo de armas nucleares.

El Dictamen de la Corte Internacional de Justicia de 9 de julio de 2004 sobre las consecuencias jurídicas de la construcción de un muro en el territorio palestino ocupado.

Según el artículo 38 del Estatuto de la CIJ indica que la jurisprudencia internacional no es una fuente del derecho, es decir no crea derecho, sino que es sólo un “medio auxiliar para la determinación de las reglas de derecho”.

TEXTO COMPLETO CONTENIDO DEMANDA PERUANA ANTE LA HAYA

 

CASO CONCERNIENTE A LA DELIMITACIÓN MARÍTIMA ENTRE LA

REPUBLICA DEL PERÚ Y LA REPUBLICA DE CHILE

DEMANDA DE LA REPUBLICA DEL PERÚ DANDO INICIO AL PROCESO

Al Señor Secretario

Corte Internacional de Justicia

El suscrito, debidamente autorizado por el Gobierno de la República del Perú como su Agente, tiene el honor de someter a la Corte Internacional de Justicia, de conformidad con los artículos 36 (1) y 40 (1) de su Estatuto y el Artículo 38 de su Reglamento, una demanda dando inicio al proceso instituido por la República del Perú contra la República de Chile por el siguiente caso:

I. Materia de la Controversia

1.- La controversia entre el Perú y Chile está referida a la delimitación del límite entre las zonas marítimas de los dos Estados en el Océano Pacífico, que comienza en un punto en la costa denominado “Concordia” conforme al Tratado del 3 de junio de 1929. La controversia entre el Perú y Chile también comprende el reconocimiento a favor del Perú de una vasta zona marítima que se sitúa dentro de las 200 millas marinas adyacentes a la costa peruana, y que por tanto pertenece al Perú, pero que Chile considera como parte del alta mar.

II. Los Hechos

2. Las zonas marítimas entre el Perú y Chile nunca han sido delimitadas ni por acuerdo ni de alguna otra forma. El Perú, consiguientemente, sostiene que la delimitación deberá ser determinada por la Corte conforme al derecho internacional.

3. Sin embargo, Chile sostiene que ambos Estados han acordado una delimitación marítima que comienza en la costa y continúa a lo largo de un paralelo de latitud. Aún más, Chile ha rehusado reconocer los derechos soberanos del Perú sobre un área marítima situada dentro del límite de 200 millas marinas desde sus costas (y que se encuentra fuera de la zona económica exclusiva y de la plataforma continental de Chile)

4. Desde los años ochenta, el Perú ha intentado consistentemente negociar las diversas cuestiones incluidas en esta controversia, pero ha encontrado la constante negativa chilena a entrar en negociaciones (ver por ejemplo el Anexo 1). Mediante Nota de su Ministro de Relaciones Exteriores del 10 de septiembre del 2004 (Anexo 2) Chile cerró firmemente la puerta a cualquier negociación.

III La Jurisdicción de la Corte

5. La jurisdicción de la Corte en este caso se basa en el Artículo XXXI del Tratado Americano sobre Solución Pacífica de Controversias (Pacto de Bogotá) del 30 de abril de 1948 (Anexo 3) Esta disposición reza:

ARTICULO XXXI. De conformidad con el inciso 2º del artículo 36 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, las Altas Partes Contratantes declaran que reconocen respecto a cualquier otro Estado Americano como obligatoria ipso facto, sin necesidad de ningún convenio especial mientras esté vigente el presente Tratado, la jurisdicción de la expresada Corte en todas las controversias de orden jurídico que surjan entre ellas y que versen sobre:

a) La interpretación de un Tratado;
b) Cualquier cuestión de Derecho Internacional;
c) La existencia de todo hecho que, si fuere establecido, constituiría la violación de una obligación internacional;
d) La naturaleza o extensión de la reparación que ha de hacerse por el quebrantamiento de una obligación internacional.

6. Tanto el Perú como Chile son partes en el Pacto de Bogotá. Ninguna de las dos partes mantiene a la fecha reserva alguna al referido Pacto.

IV. El Fundamento Legal de la Reclamación Peruana

7. Los principios y normas del derecho internacional consuetudinario sobre delimitación marítima, tal como se encuentran reflejados en las disposiciones relevantes de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982 (“CONVEMAR”) y desarrollados por la jurisprudencia de la Corte Internacional de Justicia y de otros tribunales, constituyen las principales fuentes de derecho aplicables a la presente controversia.

8. El principio rector principal sobre delimitación de la zona económica exclusiva y de la plataforma continental entre Estados con costas adyacentes, recogido en los Artículos 74 y 83 de la Convención, es que la delimitación “se efectuará por acuerdo entre ellos sobre la base del derecho internacional, a que hace referencia el Artículo 38 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, a fin de llegar a una solución equitativa.” Según ha sido interpretado por la reciente jurisprudencia de la Corte, este principio es básicamente similar al que rige la delimitación de los mares territoriales de los Estados con costas adyacentes conforme al Artículo 15 de la Convención, consistente en aplicar la equidistancia, teniendo en cuenta circunstancias especiales cuando las hubiere.

9. De conformidad con el derecho internacional, tanto el Perú como Chile tienen derecho a un dominio marítimo adyacente como prolongación de sus respectivos territorios terrestres hasta una distancia de 200 millas marinas desde sus líneas de base. A consecuencia de ello y dada la configuración geográfica de la costa, sus derechos se superponen. Como quiera que ningún acuerdo ha sido alcanzado por las Partes respecto a la delimitación de sus respectivas zonas marítimas y en ausencia de circunstancias especiales que cuestionen la aplicación de la línea equidistante, es la línea equidistante la que permite arribar a un resultado equitativo. El límite marítimo entre las Partes deberá ser determinado en tal sentido.

10. En contraste, una línea divisoria a lo largo de un paralelo que comience en la costa, conforme a la pretensión chilena, no cumple el requisito fundamental de arribar a un resultado equitativo y tampoco surge de acuerdo alguno entre las Partes.

11. La delimitación debe empezar en un punto en la costa denominado Concordia, punto terminal de la frontera terrestre establecido conforme al Tratado y Protocolo Complementario para resolver la cuestión de Tacna y Arica -Tratado de Lima- del 3 de junio de 1929 (Anexo 4), cuyas coordenadas son 18º 21′ 08” S y 70º 22′ 39” O (ver Anexo 5), y debe extenderse hasta una distancia de 200 millas marinas desde las líneas de base establecidas por las Partes. Esto es en conformidad con el Artículo 54, párrafo 2 de la Constitución del Perú de 1993 (Anexo 6), la Ley No. 28621 sobre Líneas de Base del Dominio Marítimo del Perú del 3 de noviembre de 2005 (Anexo 5), el Decreto Supremo peruano No. 047-2007-RE del 11 de agosto de 2007 (Anexo 7) y el artículo 596 del Código Civil chileno modificado por la Ley No. 18.565 del 23 de octubre de 1986 (Anexo , todas ellas normas concurrentes en la fijación del límite exterior de sus respectivos dominios marítimos hasta una distancia de 200 millas marinas medidas desde las líneas de base.

12. Conforme a normas y principios bien establecidos de derecho internacional, el Perú también tiene derecho a los espacios marítimos que se encuentran dentro de las 200 millas marinas medidas desde sus líneas de base y que, a la vez, se encuentran fuera de las 200 millas marinas medidas desde las líneas de base chilenas. Los argumentos contrarios esgrimidos por Chile carecen de mérito alguno.

V. Decisión Requerida

13. El Perú solicita a la Corte que determine el curso del límite marítimo entre los dos Estados conforme al derecho internacional, según lo indicado en la Sección IV supra, e igualmente solicita a la Corte que reconozca y declare que el Perú posee derechos soberanos exclusivos en el área marítima situada dentro del límite de 200 millas marinas de su costa y fuera de la zona económica exclusiva y de la plataforma continental de Chile.

14. El Gobierno del Perú se reserva el derecho de ampliar, enmendar o modificar la presente demanda a lo largo del proceso.

15. Para los propósitos del Artículo 31 (3) del Estatuto y del Artículo 35 (1) del Reglamento de la Corte Internacional de Justicia, el Gobierno del Perú declara su intención de ejercer su derecho a designar un Juez ad hoc.

Todas las comunicaciones relativas a este caso deberán ser enviadas a la Embajada de la República del Perú en el Reino de los Países Bajos, Nassauplein 4, 2585 EA, La Haya, Países Bajos.

Respetuosamente,

Allan Wagner

Agente del Gobierno de la República del Perú

ANEXOS

1. Nota del Ministro de Relaciones Exteriores del Perú, 19 de Julio 2004.
2 Nota del Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, 10 de septiembre 2004.

3. Tratado Americano de Soluciones Pacíficas (Pacto de Bogotá), 30 de abril de 1948
4. Tratado y Protocolo Complementario para resolver la cuestión de Tacna y Arica-
Tratado de Lima- del 3 de junio 1929
5. Ley No. 28621, Ley de Líneas de Base del Dominio Marítimo del Perú, 3 de
noviembre 2005
6. Artículo 54, párrafo 2 de la Constitución Política del Perú de
7. Decreto Supremo peruano No. 047-2007-RE, 11 de agosto de 2007
8. Artículo 596 del Código Civil de Chile, según modificación de la Ley 18.565 del 23
de octubre de 1986.

 

Anuncios

5 comentarios en “DEMANDA PERUANA ANTE LA HAYA

  1. La verdad esque Perú de merece lo que le pertenece…

  2. Y lo que origina todo este problema de la delimitación , es que como un grupo de diplomáticos se reúnen para establecer una zona especial de pesca, y esto da por resultado un tratado de limites marítimos???. Esto creo que es a favor del Perú.

  3. Lo mas lamentable es que Peru no tiene ninguna justificacion para esta solicitud, ya que por mas de 100 años han respetado los limites actuales gobierno tras gobierno, incluso los han graficado en sus propios planos y documentos, van a perder la demanda.

  4. En mi opinion si buscamos una integracion economica y social con nuestros vecinos y en especial con Chile tenemos que empesar con terminar cualquier tema pendiente y en este caso de el de la frontera maritima. En pleno siglo 21 las cortes internacionales deben tratar estos asuntos. Y sea cual sea el resultado de esta desision debemos respetarlo. Dejando el patriotismo de lado y con una vision mas pragmatica la razon nos acompana ya que hay un argumento desde el tratado de 1929.

    Un saludos cordial de los USA

    Jose Campodonico
    Viva el Peru!!!

  5. Bueno creo que alan garcia no tiene pantalanes y le tiene miedo a chile, por que la demanda esta mal planteada. Es una broma que siendo nosotros propietarios de todo el territorio en litigio tenemos que seder siempre una parte de nuestro pais. No le compren a chile.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s