ACCIÓN FUNDADA EN ADULTERIO

ACCIÓN FUNDADA EN ADULTERIO

 

El presente artículo establece un límite al ejercicio de la acción de separación fundada en la causal de adulterio. De este modo, no podrá interponer la referida acción, basada en la causal indicada, el cónyuge que la provocó, consintió o perdonó.

Debemos tener presente para el efecto que el adulterio surge a partir de la violación de una obligación esencial del matrimonio: la fidelidad. En nuestro sistema jurídico se ha entendido que se configura mediante el acceso carnal de uno de los cónyuges con tercera persona (CORNEJO CHÁVEZ).

 

1. Provocación del hecho

            El legislador considera que en los casos en que el acceso carnal ha sido provocado por el otro cónyuge no podría intentarse la acción.

Nos encontramos ante casos en que el cónyuge que no comete la causal (no podemos lIamarlo inocente) ha ordenado su ejecución o ha inducido a ella. En otras palabras, se provoca el adulterio si uno de los cónyuges, obviamente de manera consciente, coloca al otro en circunstancias propicias para la genera9ión de la causal (CABELLO).

Hay infinidad de ejemplos de provocación. Así se dará si uno de los cónyuges se convierte en proxeneta del otro. Así mismo, se configurará cuando se promuevan actos inmorales como la contratación de un tercero con el fin de mantener contacto sexual con el otro cónyuge.

 

2. Consentimiento del hecho

 

            El segundo caso en que no puede intentarse la separación de cuerpos basada en la causal de adulterio es cuando el mismo ha sido consentido.

 

En esta medida, el consentimiento determina la aceptación de la conducta indebida por parte del otro cónyuge. Dicho consentimiento, por propia definición, se manifiesta al mismo tiempo que la violación del deber de fidelidad. Esto es lo que lo diferencia del perdón, que se da necesariamente con posterioridad al mismo.

 

3. perdón del adulterio

            Tampoco puede intentarse la separación de cuerpos basada en la causal de adulterio con posterioridad a que éste haya sido perdonado.

El perdón es un acto unilateral por el cual el cónyuge agraviado renuncia al derecho de invocar la causal que ha dispensado. Se diferencia de la reconciliación en cuanto esta última se configura a partir de la conjunción de la voluntad de ambos cónyuges (CABELLO).

El perdón se manifiesta a partir de una manifestación de voluntad que puede ser expresa o tácita. El primero puede expresarse por escrito o de palabra, el segundo por actos. La cohabitación posterior al conocimiento del adulterio determina el perdón del mismo, impidiendo hincar o proseguir la acción.

 

4. Alcances

 

Se debe precisar que la causal de adulterio se configura en un solo acto. En este sentido, la provocación, el consentimiento, o el perdón solo abarcarán los actos materia de cada uno. De este mi>do, por ejemplo, el consentimiento de una relación con un tercero no determina la anuencia del cónyuge a la realización de actos similares posteriores. Lo mismo ocurre con el perdón que determina la dispensa exclusivamente de aquellos actos que han sido incluidos en él.

 

 

Anuncios

Un comentario en “ACCIÓN FUNDADA EN ADULTERIO

  1. muy útil el artículo, felicitaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s