LA PENALIZACIÓN DE LA VIOLENCIA FAMILIAR

LA PENALIZACIÓN DE LA VIOLENCIA FAMILIAR

COMENTARIOS A LOS PROYECTOS DE LEY Nº 155/2006-CR, Nº 311/2006-CR, Nº 542/2006-CR y Nº 1614/2007-CR

Aarón Verona Badajoz

Consorcio Justicia Viva

INTRODUCCIÓN

Un tema recurrente y al cual se recurre con cierta frecuencia para enfrentar el problema de la violencia familiar es la posibilidad de su penalización, lo que desde el punto de vista de algunos, ayudaría a desterrar este flagelo social. Frente a ello existen opiniones discrepantes que consideran que un esfuerzo de reforma legislativa debería considerar diversos aspectos.

En tal sentido el presente informe analiza los criterios socio-jurídicos y políticos a tomar en cuenta en la creación del nuevo tipo penal de Violencia Familiar. A lo largo del informe se presenta la normativa actual al respecto, revisándose su pertinencia y eficacia real en nuestro contexto; posteriormente se evalúa la viabilidad de la creación de un nuevo tipo penal, su relevancia y en todo caso las acciones que deberían acompañar la iniciativa legislativa.

1.- SUFICIENCIA DEL MARCO NORMATIVO:

En nuestro ordenamiento el TUO de la Ley 26260 (Ley de Protección frente a la Violencia Familiar) y su Reglamento configuran un marco normativo de protección a las víctimas de la violencia familiar en nuestro país que señalan:

· Reconocimiento de la Violencia Familiar como un problema de importancia independiente respecto a cualquier otro tipo de violencia social. (artículo 1 del TUO).

· Se reconoce la integridad del problema y la necesidad del establecimiento de políticas públicas, a través de una política permanente del Estado para luchar contra ella. (artículo 3 del TUO).

· Un concepto de violencia abierto, que permite extender su alcance a supuestos en donde comúnmente la violencia no es considerada de relevancia suficiente para establecer características especiales de la misma (como lesiones leves por ejemplo), o de difícil probanza. De manera menos expresa se establecen tipos de violencia. (artículo 2, del TUO).

· Una descripción detallada acerca de los agentes de la violencia, y una descripción de los operadores jurídicos que intervienen en el desenvolvimiento del proceso, así como sus funciones. Las normas otorgan una función activa (de oficio) a los operadores debido al carácter tuitivo de la misma en estos casos. (artículos 4, 6, 9, 10, 20, 21 y 27 del TUO; artículos 4, 5, 9 y 20 del Reglamento).

· La posibilidad que la violencia sea atendida ante distintos tipos de juzgado (penal y civil), así como a juzgados de distinta competencia; de tal forma que se asegure la protección de las víctimas incluso en lugares en donde solo existe Juez de Paz. De igual forma se reconoce el mínimo formalismo del proceso, e incluso la titularidad de la acción penal.(artículos 4, 5, 16, 18, 19, 24, 25 y primera disposición final del TUO; artículos 12, 16, 18 y 21 del Reglamento).

· El establecimiento de medidas especiales de protección y cautelares para los casos de violencia familiar, a cualquier nivel: policial, fiscal o judicial. (artículos 1, 3-d, 6, 10, 11, 21, 23, 24 y 26 del TUO; artículos 2, 6, 11 y 14 del Reglamento).

Como puede apreciarse, la protección que el Estado brinda, en sentido abstracto, a este problema intenta abarcar, y abarca en gran medida, la expectativa de integridad de acciones necesarias para combatirlo, la ley da un alcance de plan de políticas públicas que manifiestan al menos un ideal político: la protección de la víctimas y la erradicación de la violencia familiar en nuestro país.

Ahora bien, la ley 26260 hace un mapeo principalmente sobre los mecanismos de protección de la víctima, busca garantizar su integridad; sin embargo, no desarrolla la sanción del agresor en casos en los cuales sus actos constituyan delitos o faltas; lo cual no quiere decir que este aspecto haya sido obviado en nuestra legislación, sino que se encuentra desarrollado en nuestro Código Penal.

Los artículos 121 y 122 del Código Penal referidos a Lesiones (tanto graves, como leves), establecen como agravantes los casos en los cuales existe una relación “familiar” entre los sujetos del tipo, e igual tratamiento se dan en los casos en los cuales existe esta relación y se comete violencia sexual.

“(…)

Igual pena se aplicará cuando el agente sea el cónyuge, conviviente, ascendiente, descendiente natural o adoptivo, o pariente colateral de la víctima.

(…)”

“(…)

2. Si para la ejecución del delito se haya prevalido de cualquier posición o cargo que le dé particular autoridad sobre la víctima, o de una relación de parentesco por ser ascendente, cónyuge, conviviente de éste, descendiente o hermano, por naturaleza o adopción o afines de la víctima, de una relación proveniente de un contrato de locación de servicios, de una relación laboral o si la víctima le presta servicios como trabajador del hogar.

(…)”

Como podemos apreciar, nuestra normatividad penal reconoce la importancia de las circunstancias especiales de agresiones realizadas en un contexto “familiar”, en el cual la víctima sufre una amenaza constante y se encuentra en una especial situación de indefensión debido a la relación que tiene con el agresor, al contexto de género que incrementa el grado de diferenciación respecto a cualquier otro tipo de violencia. Asimismo, en el Libro de Faltas, el abordaje de las lesiones relacionadas a circunstancias de violencia familiar será tratado como agravante.

“(…)

Se considera circunstancia agravante y se incrementará la prestación de servicios comunitarios a ochenta jornadas cuando la víctima sea menor de catorce años y el agente sea el padre, madre, tutor, guardador o responsable de aquel, y a criterio del Juez, cuando sean los sujetos a que se refiere el artículo 2 de la Ley Nº 26260.

(…)”

Nos detendremos un momento para comentar brevemente la lógica de la norma penal al establecer como agravante una relación “familiar”. Recordando la abstracción que formulamos inicialmente al realizar este análisis, de las normas se desprende que el legislador busca reconocer la situación de ventaja del agente agresor, en un contexto en donde (debido a causas culturales) tradicionalmente posee una posición de dominio en relación con la víctima. En efecto, el machismo y la discriminación de género existente hacen muchas veces, de la mujer que se encuentra ligada a su agresor, una víctima prácticamente indefensa; y la somete a una situación de violencia sistemática ya que no es denunciada o lo es luego de ya no poder soportar una situación reiterada.

Ahora bien, debemos tomar en cuenta que si bien podría considerarse que la normativa penal se refiere de forma somera y referencial a la Violencia Familiar, las normas deben ser interpretadas sistemáticamente; las normas penales cumplen con generar agravantes sobre hechos de violencia familiar que son reconocidos de especial importancia por una Ley específica al respecto, Ley que además proporciona mecanismos de protección que pueden ser ordenados, como ya lo hemos mencionado, a nivel policial, fiscal o judicial.

No obstante, reconocemos que existen ciertas lagunas que no son tratadas por la normativa, como la conciliación, la falta de utilización referencial de la Ley de Violencia Familiar (exceptuando el caso de faltas), y el escaso énfasis que se da a casos de violencia psicológica y por omisión. De estos casos trataremos más adelante en el acápite Viabilidad de un tipo penal de Violencia Familiar y problemas de Acceso a la Justicia de la propuesta actual.

2.- CAUSAS DE LA INAPLICACIÓN DE LAS NORMAS:

El objetivo principal que se puede extraer de las normas sobre Violencia Familiar, es la protección de la víctima, extraerla de la situación de violencia en la que se encuentra y evitar que esta continúe. No se busca prioritariamente la sanción del agresor, sino la seguridad de la víctima, la lógica es tuitiva más que sancionadora. Las normas penales abarcan en buena medida la necesidad de sanción para quien comete un delito y establece razonablemente un agravante para circunstancias especiales como esta.

Pero entonces, la incertidumbre está en que los casos de violencia familiar no hayan disminuido significativamente durante los últimos años, o se hayan incluido y funcionado perspectivas de género que nos permitan decir que los niveles de desigualdad (y por tanto de indefensión) han disminuido, o que la conciencia sobre las relaciones familiares en general tiene un mayor grado de equidad que antes de que se promulgaran o modificaran las normas comentadas.

En realidad, el campo de acción que nos abren las normas es amplio, el problema radica en la ejecución de acciones o de acciones efectivas, es por ello que existiendo una normatividad favorable no se haya avanzado en términos cualitativos.

En el acápite Un Plan integral de protección de las víctimas de Violencia Familiar, veremos de manera más detallada propuestas de acciones de gobierno que forjen políticas públicas para solucionar el problema de a Violencia Familiar; por ahora daremos algunos alcances sobre las falencias en el desarrollo y aplicación de las normas:

Empezamos con la extinción del Programa Nacional contra la Violencia Familiar y Sexual, por parte del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social (MIMDES). Este programa dependía directamente del Despacho Ministerial, hasta que en enero del 2005 el Reglamento de Organización y Funciones del MIMDES (Decreto Supremo Nº 011-2004-MIMDES) lo adscribió al Instituto Nacional de Bienestar Familiar (INABIF), disminuyendo cada vez la especialidad de sus acciones y la atención que debía brindársele. Siendo además que al eliminarse este programa se creaba la Dirección de Protección Social, la cual abarcaba lo que antes era el Programa Nacional contra

Anuncios

3 comentarios en “LA PENALIZACIÓN DE LA VIOLENCIA FAMILIAR

  1. La vilencia familiar es un caso muy malo por si ya gritas a tu hijo o lo rechas ya es violencia familar no lo cometan se les pide el fox

  2. saludos quisiera que me ayuden que podria hacer , soy estudiante universitario , tengo un hermano menor de 18 años que es vago , por lo mismo estudia en un colegio no escolarizado , llega tarde , es suciio , desordenado , etc , lo cual afecta mi tranquilidad pero lo que pasa es que por esas cosas yo tengo problemas con mi mama , es mas una vez por intigamiento de mi hermano fueron a la comisaria a quererme denunciar por violencia fisika lo cual nunca a sucedido , mas que palabras , debido al comportamiento de mi hermano , recibo violencia psicologica por parte de mi mama , que me amenaza siempr con cortarme los ingresos a mis estudios , y entre otras cosas , lo cual mi papa no le da la razon (separados) no se que podria hacer con mi hermano porque orientacion ya hubo quiero hacer algo legal espero me respondan estaria muy agradecido R.R.G

  3. yo no se par que estamos representados por una uatoridad que realmente no hace nada par eliminar la vilonecia en nuestro pais es por eso que les pido a todos los ciudadanos que en esta 2 vuelta sepan escoger ya que no es posible que tantas personas sufran se maltratos todos tenemos los mismos derechos la cual debemos respetarlos existe una ley que se be de cumplirse pero no se hace ,solo espero que la violencia disminuya porque asi el peru no sera un pais tranquilo que vive en paz soy estudiante universitario con especialidad en derecho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s