Derecho de Propiedad y Posesión

¿Cuál es el contenido protegido del derecho de propiedad y la posesión?

El Tribunal Constitucional en diversas ocasiones se ha referido al contenido protegido del derecho de propiedad, excluyendo tempranamente a la posesión de su ámbito iusfundamental protegido. Así, en el presente caso, a propósito del posible desalojo de una Asociación de comerciantes mediante resolución de alcaldía, el tribunal resuelve que la pretensión de los recurrentes busca salvaguardar la posesión de los terrenos, lo que no es posible de obtener mediante el proceso de amparo, pues no se trata de un bien iusfundamental (no forma parte del derecho constitucional de propiedad).

Si bien el colegiado constitucional en muchas ocasiones ha otorgado al derecho de propiedad un contenido vinculado con el Derecho Civil (atributos clásicos de uti, abuti, fruti: uso, disposición y disfrute de los bienes); también es cierto que ha trascendido al contenido meramente privatista de la propiedad.

Así, por una parte, desde una perspectiva institucional y social se entiende que la propiedad no es únicamente un derecho subjetivo, sino también un instituto constitucionalmente garantizado, es decir protegido como “garantía institucional”. Con ello, la propiedad no solo se entiende como el patrimonio perteneciente a una persona o grupo de personas, en la que no se debe intervenir arbitrariamente; sino también como una institución que permite la generación de riqueza a través de la producción y del intercambio, tener seguridad con respecto a las titularidades de los bienes (y sobre las transacciones); por lo que le Estado no debe mantenerse al margen de esta institución, sino promoverla inclusive. Asimismo, la garantía constitucional de la propiedad y sus alcances se entienden bien solo a partir del modelo económico constitucional y del rol del Estado en la economía.

En esta oportunidad, siguiendo constante jurisprudencia, el Tribunal señala que “la posesión (…) no obstante configurarse como uno de los elementos que integra la propiedad, -en relación con la persona humana- no pertenece al núcleo duro o contenido esencial de ésta”. En el mismo sentido, señaló antes que “queda claro que la posesión no está referida a dicho contenido esencial y por tanto fundamental [del derecho a la propiedad], sino a un contenido estrictamente legal cuya definición y tratamiento se ubica fuera de los supuestos constitucionalmente relevantes”.

Al respecto, si bien consta en jurisprudencia reiterada, consideramos que el Tribunal no ha explicado adecuadamente porqué, si la posesión implica el ejercicio de atributos de la propiedad, carece de protección constitucional. Al respecto, notamos que la restricción no se produce respecto a toda forma de posesión -entendida esta como “el ejercicio de hecho de uno o más poderes inherentes a la propiedad”-, sino frente a la “mera posesión”, sin haberse acreditado la propiedad. Es decir, la afirmación de que la posesión no tiene tutela constitucional es cierta solo si nos encontramos ante una posesión sin propiedad. De lo contrario, si la posesión es correlato del ejercicio del derecho de propiedad, es obvio que esta manifestación forma parte del contenido del derecho y sí merecería protección.

Sobre esto último, cabe traer a colación dos casos límite: (1) si se pretende hacer valer la presunción de propiedad del poseedor y (2) si se trata del ejercicio de la posesión de manera regular, por ejemplo, el caso de inquilinos que cumplen con todas las formalidades.

Sobre la primera posibilidad de hacer uso de la presunción establecida por el artículo 912 del Código Civil (que señala que “[e]l poseedor es reputado propietario, mientras no se pruebe lo contrario…”) ha indicado, en un supuesto similar, que en realidad “el demandante pretende obtener un pronunciamiento respecto de la titularidad del derecho de propiedad, supuesto que acreditaría la inexistencia de un sustento constitucional directo de su pretensión, toda vez que funda su derecho de propiedad en la aplicación de presunciones consagradas en una norma de rango legal como el Código Civil; siendo así debe declararse la improcedencia de la demanda en aplicación de lo dispuesto en el artículo 5 inciso 1 del Código Procesal Constitucional”. Es decir, que no puede hacerse valer esta presunción en sede constitucional, pues el sustento constitucional de la demanda debe estar perfectamente demostrado, y no reposar en normas legales.

Finalmente, en cuanto a la posesión legítima y la posibilidad de su tutela constitucional, tal vez parece más claro que una controversia sobre ello merecería una respuesta de la justicia ordinaria (más no constitucional), y un análisis sobre todo legal de lo acaecido. Sin embargo, en alguna oportunidad el Tribunal ha protegido indirectamente la posesión; así por ejemplo en la STC Exp. N. ° 1727-2002-HC/TC, en la cual unos inquilinos, pese a encontrase en discusión si se encuentran en condición regular (en todo caso, queda claro que no son propietarios, sino serían solo inquilinos poseedores) se resolvió declarando fundada la demanda y restituyendo a los inquilinos en su derecho al libre tránsito y tutelando la inviolabilidad del domicilio; ello ante posibles excesos de parte de quienes se reputan propietarios del inmueble. En este caso, el Colegiado señaló que, “aun cuando de los actuados aparece que existe discusión respecto a la condición regular que como inquilinos tendrían los accionantes, mientras ello no se dilucide judicialmente los presuntos propietarios no pueden arrogarse el derecho de perturbar la facultad de libre desplazamiento por la vía común que permite el ingreso a sus domicilios”. Es decir, se protegió la posesión frente a intromisiones arbitrarias o, por lo menos, sin respaldo jurídico cierto.

Anuncios

7 comentarios en “Derecho de Propiedad y Posesión

  1. los propietrar pueden hacer valer su derecho frente a las amenazas de perturbacion de la posesion

  2. puden hacer valer sus derechos los propietarios frenete a la perturbacion

  3. Jorge, te felicito por tu blog, me ha servido para dilucidar un tema de conflicto entre posesión y propiedad. Sigue adelante.

  4. TEMA desde el punto de vista de la municipalidad es apropiarse de las viviendas declaradas tugurizadas e inhabitables
    pregunto: -son ellos los propietarios-

  5. El que destruye una propiedad debe ser sancionado cualquiera fuera su pretexto .Para castigarle debo recurrir al derecho penal.Para obtener una indemnizacion al d recho civil ,porque lo hacemos tan larga y por separado.

  6. mi familia llevamos viviendo 35 años en una quinta resulta que el dueño que era jardinero se apodero de esas propiedades nose y sabe dios como, pero ya nos ha dicho que no pauemos 8 meses y que de ahi nos vayamos a otro lado que podemos hacer?

  7. Resulta que el jardinero se hizo bien amigo de mi papa pues nosotros somos los inquilinos mas antiguos ahi con mas de 35 años en esa quinta y este jardinero le hizo firmar a mi papa un documento que daba fe de que el jardinero tambien vivio ahi por mas de 30 años resulta que el jardinero cuidaba a un par de viejitas enfermitas y cuando una de ellas murio el se empezo a hacer de cartas poderes y vendiendo propiedades de estas abuelitas logrando asi su sospechosa riqueza ahora nos sorprende que nos avise que tenemos 8 meses para desalojar la casa y dandonos su pseudo gracia de no pagar los 8 meses que quedan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s