La Jornada Máxima En Los Practicantes

LA JORNADA MÁXIMA EN LOS PRACTICANTES

Pedro G. Morales Corrales

Abogado laboralista

La razón de ser de las modalidades formativas es proporcionar a quienes voluntariamente se incorporen a ellas un mejor conocimiento de lo que será el ejercicio de su profesión, permitiéndoles la posibilidad de insertarse en el mercado laboral en mejores condiciones que aquellos que no hacen uso de estas prácticas.  En un mundo globalizado en que la capacitación es esencial para encontrar un puesto de trabajo, mantenerse en él o encontrar otra fuente de ingresos que lo sustituya, lo que se debe alentar es justamente que las personas tengan el mayor acceso a la posibilidad de capacitarse, obviamente sin que ello suponga un abuso.

La Ley Nº 28518 de modalidades formativas laborales fijó las jornadas para sus distintas modalidades. Así, para las prácticas pre-profesionales, seis horas diarias o 30 semanales; para las prácticas profesionales, capacitación laboral juvenil, pasantía, actualización para reinserción laboral y aprendizaje con predominio en la empresa: ocho horas diarias o 48 semanales.  A su vez, el artículo 51, sobre desnaturalización de estas modalidades, contempló los casos en que opera esta desnaturalización y que trae como consecuencia que se entienda que existe relación laboral con la empresa o entidad contratante. Una de esas causales es la simulación o fraude a la ley, que se entiende opera cuando a través de un convenio de modalidad formativa, que excluye el vínculo laboral, en el fondo se disfraza una verdadera relación laboral. Por ejemplo, si un estudiante de derecho con quien se suscribe un convenio de práctica pre-profesional, en los hechos desarrolla otras labores para la empresa. Basta en este caso que la inspección de trabajo lo fije para que se formalice la relación laboral.

En este contexto, el Gobierno dictó diversas medidas sobre la duración máxima de la jornada aplicada a los beneficiarios de modalidades formativas previstas por la Ley Nº 28518, en especial en los casos de prácticas pre-profesionales de derecho y ciencias de la salud, así como los efectos derivados de la realización de actividades excediendo tales jornadas, mediante el DS Nº 003-2008-TR.

El núcleo de este dispositivo consiste en que si las personas que se capacitan bajo alguna de estas modalidades formativas exceden de las jornadas especificadas en la ley, se entiende que se da el supuesto de fraude a la ley; y la consecuencia es que se entienda que existe vínculo laboral. La norma prohíbe expresamente la posibilidad de realizar horas extraordinarias. Esta causal no se compadece con la figura del fraude o, en todo caso, resulta excesiva.

Es imprescindible una modificación o precisiones a la ley, haciendo en todo caso más eficiente la inspección de trabajo, a fin de detectar los verdaderos supuestos de fraude.

En el supuesto que el inspector considera un exceso en la jornada de la práctica y, en consecuencia, el joven deba pasar a planilla, ¿qué sucederá?:

I.- el empleador lo asignará a un puesto que no necesariamente estará relacionada con la carrera en estudio;

II.- ¿estará sujeto a período de prueba? La respuesta debiera ser afirmativa pues como practicante se podía equivocar, como trabajador se supone que conoce la labor que debe desempeñar, más aún si se le asigna una función ajena a sus estudios universitarios;

III.- deberá cumplir con la jornada y horario de la empresa, con lo cual desaparece el horario flexible del que gozaba antes y, por ende, correrá peligro la continuidad de su carrera profesional.

Solo nos vamos a referir, por razón de especialidad, al caso de los estudiantes de derecho, es decir a sus práctica pre-profesionales. En general, un estudiante de derecho que práctica tiene un horario flexible, pues debe asistir a la universidad y en los tiempos libres asiste a la empresa, entidad o estudio para realizar sus prácticas, es decir, combina sus estudios con sus prácticas pre-profesionales. Además, usualmente goza de facilidades para la búsqueda de información, investigación y otras actividades propias de su carrera. Si esto es así, veamos qué problemas va a originar esta norma:

¿Cómo se medirá este horario si, como se tiene dicho, además de la práctica, se dedican a actividades propias de sus estudios? ¿Qué sucederá si el practicante desea hacer uso de la infraestructura del estudio para fines de su carrera universitaria? ¿Qué control deberá efectuarse para evitar que un inspector determine que se ha excedido de su jornada y que en consecuencia pasa a la planilla de la empresa, entidad o estudio?

No prevé la compensación de jornadas más largas con tiempo de descanso, pues usualmente en los exámenes los practicantes no asisten a realizar sus prácticas. Tampoco el período vacacional cuando los practicantes deben efectuar su práctica con más énfasis, gozando incluso de una subvención económica mayor, a fin de lograr una mayor capacitación. Con esta norma, se le tendrá que decir que no. ¿Quién se perjudica?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s